Miercoles 08 de Julio del año 2015

Lic. Emilia Lopez

Indice Masa Corporal

IMC

Revista Diabetes

Encuestas

Usted cree que las dietas deben ser ....
 

Visitaron mi Sitio

Visitaron mi Sitio
mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy78
mod_vvisit_counterAyer76
mod_vvisit_counterEsta Semana427
mod_vvisit_counterEste Mes1597
mod_vvisit_counterTotal305290

Mis Visitantes

Totals Top 5
 88 % Argentina
 3 % Mexico
 2 % Germany
 < 1.0 % Spain
 < 1.0 % Peru

Musica!!

Dias On line

Usuarios en linea

Hay 1 invitado en línea
Es más probable que en los hogares de los fumadores haya niños hambrientos PDF Imprimir E-Mail
Escrito por HealthDay, traducido por Hispanicare   

madre fumadoraEstudio halla una incidencia del doble de "inseguridad alimentaria".

Un estudio reciente halla que que los niños que viven con adultos fumadores tienen más probabilidades de resultar mal alimentados y desnutridos.

Lo mismo aplica para los miembros adultos de hogares en los que hay fumadores, pero los niños sienten más el impacto, según el Dr. Michael Weitzman, autor del estudio y presidente de pediatría de la facultad de medicina de la Universidad de Nueva York.

"Sabemos que la inseguridad alimentaria tiene consecuencias a largo plazo para los niños. Es más probable que tengan bajo rendimiento académico, tengan deficiencia de hierro y anemia, y problemas conductuales y sociales", señaló Weitzman.

"Inseguridad alimentaria" es un concepto desarrollado por el Ministerio de agricultura de los EE. UU. en los años noventa para estudiar la desnutrición en países desarrollados como los EE. UU. "Se trata de una escala estandarizada que mide la cantidad de veces en las que un hogar no puede darle a sus hijos la comida que necesitan, la cantidad de veces que se saltan las comidas y la cantidad de veces que se van a la cama sin comer", señaló Weitzman.

Al examinar datos sobre 8,817 hogares recolectados en encuestas nacionales por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Weitzman y sus colegas hallaron que el quince por ciento de los adultos y el once por ciento de los niños informaron sobre inseguridad alimentaria durante el año anterior, y el seis por ciento de los adultos y el uno por ciento de los niños experimentaron inseguridad alimentaria grave. Esto significa que se fueron a casa sin comer porque no había suficiente comida en casa.

El estudio halló que en al menos el 23 por ciento de los hogares en los que había niños había al menos un fumador. La incidencia, el 32 por ciento, es mayor en los hogares de bajos ingresos. En los hogares en los que había un fumador, el 17 por ciento de los niños presentaban inseguridad alimentaria, comparados con el 8.7 por ciento de los que vivían en hogares en los que no había fumadores. Se informó sobre inseguridad alimentaria grave en el 3.2 por ciento de los hogares en los que había un fumador, comparados con el 0.9 por ciento de los que vivían en hogares en los que no había fumadores.

Debido a que las familias en las que había al menos un fumador pasaron un estimado de entre dos y veinte por ciento de su ingreso en tabaco, es bastante probable que los hábitos de tabaquismo acaben con el dinero necesario para ofrecer alimentación adecuada, según la información de respaldo del estudio.

Los padres sienten el problema con la comida ellos mismos, según Weitzman. "Ellos mismos dejan de comer antes de comenzar a reducir la alimentación de sus hijos", dijo. "Además, los padres tienden a alimentar a los más pequeños mejor".

Los hallazgos aparecen en la edición de noviembre de Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine.

Es probable que el problema empeore, teniendo en cuenta la situación actual de la economía, según Weitzman. "Si la desaceleración económica continúa, tanto la inseguridad alimentaria como el tabaquismo de los adultos probablemente aumente", dijo, porque fumar "es una de las adicciones más difíciles de superar".

Una manera segura de reducir el tabaquismo, aumentar los impuestos sobre los cigarrillos, conlleva sus propios riesgos, porque es probable que afecte aún más el presupuesto familiar para comida, señaló Weitzman.

Se deben considerar otras dos estrategias, según John F. Banzhaf III, director ejecutivo y jefe asesor de Action on Smoking and Health, una organización de defensoría con sede en Washington D. C.

"La primera sería convencer o hasta exigir que los médicos informen, como sucede ya con el abuso infantil por ley, casos en los que los padres fuman en presencia de sus hijos, sobre todo los que ya tienen asma, sinusitis u otras afecciones que los hacen particularmente sensibles y susceptibles, según Banzhaf.

Una estrategia más agresiva sería tomar medidas contra los médicos que no adviertan a la gente sobre los peligros de fumar ni ofrezcan tratamiento apropiado para la cesación del tabaquismo, dijo. "El artículo de una revista ha llegado hasta sugerir que la mejor y quizá la única manera de motivar a la mayoría sería iniciar procesos por negligencia donde haya problemas médicos", agregó.


Si usted esta interesado en iniciar un tratamiento de nutricion, puede comuicarse con la nutricionista; la Licenciada Elisa Lavigna aqui mismo en el link de contacto, por mail a
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla o via telefonica a 011 15 31871178.

 
< Anterior   Siguiente >