Miercoles 08 de Julio del año 2015

Que es la Drunkorexia y la diabulimia

Lic. Emilia Lopez

Indice Masa Corporal

IMC

Revista Diabetes

Encuestas

Usted cree que las dietas deben ser ....
 

Visitaron mi Sitio

Visitaron mi Sitio
mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy41
mod_vvisit_counterAyer43
mod_vvisit_counterEsta Semana681
mod_vvisit_counterEste Mes1725
mod_vvisit_counterTotal305417

Mis Visitantes

Totals Top 5
 88 % Argentina
 3 % Mexico
 2 % Germany
 < 1.0 % Spain
 < 1.0 % Peru

Musica!!

Dias On line

Usuarios en linea

Hay 1 invitado en línea
Que es la Drunkorexia y la diabulimia PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Lic. Elisa Lavigna   

drunkorexiala drunknorexia es una abreviación para explicar las conductas desequilibradas que se presentan en la acción de dejar de comer para luego compensar las calorías tras el consumo de alcohol. Por otro lado diabulimia es un trastorno alimentario cada vez mas presente entre chicas diabéticas que aprovechan la condición del modo de alimentación que deben respetar en su enfermedad para tratar de perder peso al máximo “.

Drunkorexia

Básicamente consiste en no comer para beber. De este modo durante un día se deja de comer para luego compensar con el alcohol las calorías que hubiere ingerido. Es un comportamiento cada vez mas común entre las jóvenes. “La obsesión con estar delgado y la aceptación social del consumo de alcohol son parte del origen de este grave trastorno de la conducta alimentaria”, afirma a una publicación estadounidense Douglas Bunnell, presidente de la Asociación Nacional de Trastornos de la Conducta Alimentaria (National Eating Disorders Association)

El hecho de seguir una dieta de adelgazamiento supone considerar todos aquellos alimentos que, por su elevada carga energética, se han de limitar con el fin de darle al cuerpo las calorías que precisa pero no más. Además de los consabidos dulces y snacks energéticos (patatas fritas y similares), el dietista-nutricionista, a la hora de planificar una dieta sana, también sugiere poner un límite al consumo de bebidas azucaradas y bebidas con alcohol.

 

Al reconocido perjuicio para la salud del consumo desmesurado de alcohol se suma el aporte de energía (calorías) de todas aquellas bebidas alcohólicas. Un gramo de alcohol o etanol aporta 7 kilocalorías. Con ayuda de una fórmula sencilla para determinar los gramos de alcohol exactos de cada bebida y de unas tablas de composición de alimentos, se pueden estimar las calorías derivadas del consumo de distintas bebidas.

 

Así, pues, tomar una lata de cerveza (330 ml) supone al organismo un aporte de alrededor de 110 calorías; un vaso de vino (125 ml), unas 80 calorías; y un combinado supera las 200 calorías. Si se hace dieta, la limitación de tomar cervezas o combinados no suele ser bien admitida por los jóvenes, en general, y por las chicas, en particular, que son las que antes comienzan a querer adelgazar.

 

La tendencia a dejar de comer durante horas o apenas comer durante el día para compensar las calorías ingeridas con las bebidas se está extendiendo, sobre todo, entre las chicas jóvenes. Varias publicaciones se han hecho eco de este comportamiento insano, y que podría incluirse dentro del grupo de los trastornos de la conducta alimentaria.

 

"La obsesión con estar delgado y la aceptación social del consumo de alcohol son parte del origen de este grave trastorno de la conducta alimentaria", declaraba Douglas Bunnell, presidente de la Asociación Nacional de Trastornos de la Conducta Alimentaria (National Eating Disorders Association) de Estados Unidos a una publicación estadounidense que trató el tema. Este experto actualmente ocupa el cargo de director de The Renfrew Center, una fundación que engloba a una serie de centros médicos especializados en el tratamiento integral de los trastornos de la conducta alimentaria localizados en distintas ciudades americanas.  

 

Diabulimia

Es una nueva conducta alimenticia presente en las personas que les son diagnosticadas la diabetes tipo 1 y que necesitan tratamiento crónico con insulina. La pérdida de peso es uno de los signos más comunes de este tipo de diabetes, a consecuencia del desequilibrio hormonal. En este trastorno la conducta es aprovechar la condición alimenticia que exige esta enfermedad para perder peso. Y sobre todo controlar el manejo de la insulina reduciendo su dosis con el objetivo de perder peso intencionalmente. De esta forma el organismo no registra la insulina suficiente no pudiéndose aprovechar todos los azúcares, lo que deriva en un menor aporte energético y a consecuencia de todo esto, se pierde peso.

 

Cuando el páncreas no secreta suficiente insulina, las células no pueden obtener energía a partir de los azúcares de los alimentos, y estos se eliminan por la orina, lo que conduce a un menor consumo y aprovechamiento energético, con la consiguiente pérdida de peso. Tras el diagnostico de la enfermedad, se comienza la terapia con una dieta adecuada combinada con insulina, y la persona va recuperando poco a poco el peso perdido. Sucede que muchas personas comen más azúcares para evitar las temidas hipoglucemias, bajadas bruscas de los niveles de glucosa en sangre (glucemia), lo que, a la larga, conduce a exceso de peso.

 

Este nuevo fenómeno conocido como "diabulimia" consiste en utilizar la condición de la disciplina alimentaria y, sobre todo, del control de la insulina que exige la diabetes para perder peso. Las personas afectadas reducen las dosis de insulina con el fin de bajar de peso de manera intencionada. El organismo al no tener suficiente insulina no puede aprovechar todos los azúcares, el aporte energético es menor y, en consecuencia, se pierde peso. Es fácil comprender que los trastornos de la conducta son especialmente peligrosos si se suman a una enfermedad crónica como es la diabetes.

 

Sin insulina, aumentan los niveles de glucosa en sangre. Cuando llegan a unos niveles muy elevados (hiperglucemia) y se mantienen demasiado tiempo, se produce la cetoacidosis diabética, en la que la sangre se vuelve demasiado ácida. Los ácidos de la sangre dañan las células; esto puede conducir a una situación de coma, que puede llegar a ser mortal. A la larga, el exceso de azúcares daña los vasos sanguíneos que irrigan los nervios provocando neuropatías. Si el daño se produce en los vasos sanguíneos de la retina se puede sufrir retinopatía diabética, que afecta a la visión.

 

Aunque el término "diabulimia" puede dar a entender que comparte conductas insanas con la bulimia nerviosa -comer por atracón y luego purgarse para compensar el exceso de calorías ingeridas-, se puede comprobar que los signos de identidad son totalmente distintos.


Si usted esta interesado en iniciar un tratamiento de nutricion, puede comuicarse con la nutricionista; la Licenciada Elisa Lavigna aqui mismo en el link de contacto, por mail a Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla o via telefonica a 011 15 31871178.

 

 
< Anterior   Siguiente >