Que es la Vigorexia
Escrito por www.spainfitness.com y http://www.elalmanaque.com/psicologia/vigorexia.htm   

VigorexiaLa adicción al ejercicio o vigorexia es un trastorno en el cual las personas realizan prácticas deportivas en forma continua, con un fanatismo prácticamente religioso, a punto tal de poner a prueba constantemente su cuerpo sin importar las consecuencias.

Podemos encontrar aquellos que sólo buscan la figura perfecta influenciados por los modelos actuales que propone la sociedad, y aquellos deportistas que sólo quieren llegar a ser los mejores en su disciplina exigiendo al máximo a su organismo hasta alcanzar su meta.

Los adictos al ejercicio practican deportes sin importar las condiciones climáticas, sientan alguna molestia o indisposición, a punto de enfadarse y sentirse culpables cuando no pueden realizarlo o alguien critica dicha actividad.
La mayoría no puede dejar de concurrir un día al gimnasio, en el que pasan además muchas horas por día, llegando a convertirlo en su segundo hogar.
Resula extremadamente curioso observar como las patologías mentales evolucionan y se transforman a lo largo del tiempo, haciéndose sensibles a todos los cambios socioculturales que tengan lugar. La prevalencia de las enfermedades está absolutamente asociada a un entorno concreto y a una época determinada.

De este modo se explica la aparición de un nuevo trastorno, la vigorexia, que nace en el seno de una sociedad competitiva donde el culto a la imagen ha adquirido prácticamente la categoría de religión.

El término vigorexia, acuñado por el psiquiatra Harrison G. Pope del Hospital McLean (Belmont, EE.UU) define un desorden emocional consistente en la percepción distorsionada de las características físicas, de modo similar a como sucede con la anorexia, pero a la inversa. La persona afectada de vigorexia siempre se ve enclenque, nunca está lo bastante musculada, lo que le lleva a realizar pesas de forma compulsiva, hasta que su cuerpo alcanza desproporciones grotescas.

Las personas afectadas por este trastorno pasan horas en el gimnasio, que convierten en su segunda casa, son esclavos del espejo y la báscula. De igual modo que la anoréxica asocia belleza a delgadez en este caso se produce una simplificación similar, se asocia belleza a cantidad de masa muscular. Su vida entera gira entorno al cuidado de su cuerpo, la dieta se regula de forma minuciosa, se eliminan las grasas y se consumen proteínas en exceso, lo que lleva al hígado a desempeñar un trabajo extra. La vigorexia causa problemas físicos y estéticos: desproporción entre cuerpo y cabeza, problemas óseos y articulares debido al peso extra que tiene que soportar el esqueleto, falta de agilidad y acortamiento de músculos y tendones.

La situación se agrava cuando se une el consumo de esteroides y anabolizantes con el fin de conseguir "mejores resultados". El consumo de estas sustancias aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, lesiones hepáticas, disfunciones eréctiles, disminución del tamaño de los testículos y mayor propensión a padecer cáncer de próstata.

Estas personas poseen una personalidad muy característica, similar a los que padecen otras adicciones: tienen baja autoestima y muchas dificultades para integrarse en sus actividades sociales habituales, son introvertidos y rechazan o les cuesta aceptar su imagen corporal. Su obsesión con el cuerpo comparte muchos rasgos con la anorexia.

La vigorexia es un trastorno alimenticio que se caracteriza por el exceso de preocupación en la imagen corporal, basando este por el contrario de otros padecimientos como la anorexia y la bulimia, en el exceso de consumo de alimentos con el único y exclusivo propósito de aumentar masa corporal a toda costa, cayendo así en errores muy graves que pueden afectar tanto nuestra salud física como nuestra salud mental. Algunos de los principales errores son:

•    La ingesta excesiva de alimentos a deshoras y en cantidades exageradas lleva al organismo a reaccionar de maneras contrarias a la alimentación, pues primero se comienza por un desorden alimenticio que logra por consiguiente afectar el buen desempeño de órganos tan vitales como el hígado, que al no soportar tal cantidad de componentes comienza a disminuir significativamente sus labores, sin mencionar que a su vez el sistema digestivo comienza a rechazar la comida y a eliminarla naturalmente casi sin digerirla; llevando así a que la persona con dicho padecimiento no se alimente correctamente.

•    Otro error que presenta alguien que posee vigorexia es el exceso en el ejercicio físico, en especial aquel de musculación; pues se sienten débiles y enclenques, llevando a una obsesión psicológica por ser personas musculosas. Este error puede afectar directamente nuestra salud mental y física, pues mentalmente son personas inseguras y nerviosas que al creer que debido al exceso de ejercicio se convertirán en personas fuertes y seguras en corto tiempo, siendo esto muy malo físicamente, pues los músculos necesitan  cierto periodo de recuperación, periodo durante el cual el músculo logra absorber los nutrientes necesarios para estimular la actividad de crecimiento muscular; pero con la vigorexia este tiempo no se proporciona y por lo contrario de lo creído por dichas personas que padecen de vigorexia, los músculos se oxidan por llamarlo de alguna manera, y se atrofia así el crecimiento del mismo, sin mencionar que a su vez se afecta el rendimiento de este.

Es muy importante mencionar que hoy en día la vigorexia se presenta en la mayoría de los casos en hombres, sin embargo la presencia de este peligroso mal va en aumento en las mujeres, pues el interés por la apariencia personal cada día aumenta más y más.

Otro punto muy importante a mencionar son los síntomas que presenta la vigorexia; algunos de ellos como:

•    Convulsiones.
•    Mareos.
•    Taticardias.
•    Debilidad.
•    Baja autoestima.

Es importante decir que el tratamiento de la vigorexia se basa principalmente en acudir donde un nutricionista que logre organizar nuevamente la alimentación, sin embargo en ciertos casos estos se debe llegar a tratamiento psicológico, pues la obsesión puede ser realmente grave.

La mejor recomendación que se puede dar para evitar caer en este peligroso padecimiento, es acudir donde un especialista con el propósito de que recomiende los ejercicios y las comidas adecuadas para lograr un proceso de musculación correctamente.